Buceo profesional

El buceo nace de la necesidad del ser humano y de su instinto de supervivencia, intentando llegar siempre a mayores profundidades y permanecer en ellas durante más tiempo.

En sus inicios el buceo se practica con el objetivo de obtener recursos naturales.

Posteriormente otras motivaciones como la recuperación de mercancías de naufragios van generando un interés y con ello surgen nuevas ideas para su práctica que revolucionarán el mundo del buceo, como la primera campana de buceo en 1535 o el primer traje de buceo en el año 1839.

Se puede decir entonces que los inicios del buceo están en gran parte relacionados con el buceo comercial.

El buceo profesional está considerado como una profesión de riesgo y la formación requerida para su práctica, así como el equipo utilizado son muy distintos a todo lo relacionado con el buceo recreativo.

Para simplificar su concepto, este tipo de buceo comprende todas las actividades de buceo con fines no recreativos, osea, profesionales o comerciales.

Actividades que posiblemente tengan un riesgo considerable en base a las tareas que se realizan,  el medio donde se lleva a cabo, la temperatura del agua, la presión, fauna, etcétera.

buceo profesional

Por tanto, es necesaria de una regulación por parte del Estado con la misión de certificar el nivel y tipo de instrucción de cada buzo.

Esto con el objetivo de comprobar que la persona en cuestión ha pasado por la formación más el entrenamiento necesario para usar diferentes equipaciones y herramientas, además de las técnicas para cumplir con una actividad específica.

Los trabajos de un buzo profesional, presentan un cierto grado de peligrosidad, entre ellos están:

  • Investigación científica.
  • Construcciones submarinas.
  • Soldaduras subacuáticas.
  • Inspección, mantenimiento y reparación de estructuras sumergidas.
  • Salvamento de embarcaciones.
  • Limpieza y mantenimiento de buques.
  • Maniobras de rescate.

El buceo profesional puede clasificarse en 2 grandes bloques

BUCEO INSHORE

El buceo inshore comprende todas las actividades subacuáticas que se practican en distancias respecto a la costa de hasta 12 millas, como por ejemplo el trabajo en puertos, piscifactorías, centrales nucleares o pantanos.

BUCEO OFFSHORE

El buceo offshore por el contrario es todo aquél que se desarrolla a distancias superiores a las 12 millas, como el que se practica en las tan conocidas plataformas petrolíferas o casos particulares de buceo científico.

Aunque no es buceo en sí, en muchos países cualquier trabajo realizado fuera del agua en ambientes hiperbáricos requiere también de una titulación de buceo profesional, como es el caso de las tuneladoras.

Es conveniente también tener en cuenta la posibilidad de contratar un seguro de buceo profesional. Aunque ya estemos cubiertos por el seguro de la empresa, es algo a tener en cuenta debido al riesgo diario al que estamos sometidos en el buceo profesional.

Equipo y material de buceo profesional

buceo profesional

Sabemos que los buzos profesionales participan en trabajos de construcción, soldadura, mantenimiento de instalaciones, trabajo con explosivos, recogida de algas, instalación de cables o acueductos submarinos y mucho más.

Como siempre para este tipo de labores se deben seguir normas de seguridad establecidas de acuerdo a cada país.

Por tanto, los buceadores requieren de un completo equipo de buceo de gran calidad con la seguridad necesaria para el correcto desarrollo de sus labores en las profundidades del mar.

Para ello utilizan el siguiente equipo:

Escafandra con suministro de superficie

Los buceadores profesionales deben trabajar un casco o máscara facial capaz de suministrar oxígeno mediante una manguera (conocida como umbilical) conectada a la superficie, por contra, limita tanto los movimientos del buzo como su alcance.

Esta manguera, o umbilical, consta, normalmente, de tres mangueras trenzadas:

umbilical buceo profesional

  • Manguera de aire: que nos proporcionará aire respirable desde un compresor ubicado en superficie.
  • Línea pneumo: utilizada para controlar la profundidad del buzo. Esta manguera no va conectada y puede introducirse en el casco o máscara para obtener aire en caso de emergencia.
  • Linea de comunicaciones: Conexiones para comunicación con superficie.

Hay posibles configuraciones adicionales, como manguera para circuito CCTV o agua caliente para trajes de agua caliente, como veremos a continuación.

La máscara o escafandra, deberá tener una válvula para conectar con la botella de aire auxiliar, conocida como “bail out” y que activaremos en caso de un posible fallo del suministro de superficie.

Traje de buceoTraje de buceo

Debido a que los tiempos de inmersión son más largos que en el buceo recreativo, es recomendable la utilización de los trajes secos por su excelente resistencia al frío, al impedir que el agua entre en su interior. Además, existen dos tipos de trajes de buceo especiales:

  • Traje de agua caliente: En aguas muy frias podemos utilizar, si disponemos de ellos, trajes de agua caliente. El sistema consiste en la instalación de una manguera adicional en el umbilical que nos suministrará agua caliente. El agua caliente circula por un circuito calefactor integrado en el traje y nos proteje de las temperaturas extremas. En la imágen puede verse una válvula de entrada de agua en el lateral:

Traje buceo agua caliente

  • Traje anticontaminación: Este traje, recubierto de caucho en el exterior dispone de dos versiones; una de ellas lleva incorporada la escafandra que va enganchada a un aro en el cuello (algo parecido a un traje de astronauta), así como las botas y guantes, con lo cual en ningún punto de nuestro cuerpo entra en contacto con el medio.  Además, son de flujo constante, ya que el aire que entra en el traje es el mismo que utilizamos para respirar. Disponen de una valvula de regulación de caudal, para evitar la compresión del traje y controlar la flotabilidad.  También existe una versión sin escafándra, con guantes, cuello y capucha, donde con el uso de una máscara, que cierra en nuestra capucha de goma, no deberíamos entrar en contacto con el medio.

Traje de buceo anticontaminacion

Son utilizados en aguas contaminadas o radioactivas, como en operaciones de limpieza en piscinas de reactores para centrales nucleares. En función del nivel de contaminación deberá utilizarse el traje de flujo constante.

Chaleco de buceoChaleco o arnés de seguridad

En algunas operaciones, puede utilizarse un chaleco con sistema de flotabilidad, aunque no es lo más habitual.

Normalmente, el descenso del buceador se hace mediante la liberación de umbilical desde superficie o mediante una “jaula” o campana de buceo, donde dispondrá de material de trabajo, aire respirable y comunicaciones. Esto hace que el chaleco de flotabilidad no sea tan necesario.

En muchas operaciones, donde el buceador debe permanecer en un fondo y debe poder moverse, lo que se utiliza es un arnés de seguridad. Este arnés cumple tres funciones:

  • Nos mantiene fijados al umbilical, y si fuera necesario nos permite anclarnos a cualquier punto fijo.
  • Incorporación de lastre con zafado rápido. Si trabajamos con traje seco o de flujo constante, la cantidad de lastre requerida oscilará entre los 10 a 18Kg aproximadamente.
  • Incorporación de botella de aire de seguridad o “bail out”.

Aletas de buceoAletas

Obviamente no podía faltar nuestro equipo de impulso manual, las aletas. Aunque son mayormente usadas en actividades deportivas también suelen utilizarse para mejorar el desplazamiento en el agua.

En caso de emplearse, serán aletas cortas, como las “Jet fin” de Scubapro.

Equipo adicional

Juntamente con todo lo anterior un buzo necesita de herramientas que le permitan saber la profundidad, la presión, además de que le ayuden calcular el tiempo entre cada descompresión, funciones que un profundímetro y un manómetro pueden realizar.

También deberán disponer de un cuchillo sin punta, guantes de trabajo y cualquier otra herramienta de la que deba disponer para trabajar, como pueden ser focos o linternas.

Formación para hacer buceo profesional

Como te comentamos, realizar cualquier trabajo bajo el agua o en en ambientes hiperbáricos requiere obligatoriamente haber participado en un curso de buceo profesional.

De esta manera se certifica que la persona cuenta con el conocimiento y entrenamiento para desenvolverse en una actividad, es decir, su especialización.

Cabe destacar que no todos los submarinistas profesionales pueden realizar cualquier tarea, todo depende de dos factores: su nivel de instrucción y la profundidad máxima a la que están acostumbrados.

Por ejemplo, en España para realizar trabajos de corte, soldadura, reparaciones a flote, participar en obras hidráulicas, utilizar explosivos y otras actividades submarinas, es necesario contar una titulación de buceo profesional.

Por lo mínimo debe ser un título obtenido en el curso de Buceador de pequeña profundidad o Buceador de Segunda Restringida.

Si seguimos avanzando podemos acceder a:

  1. Buceador de media profundidad con especialidades o Buceador de Segunda
  2. Buceador de gran profundidad de intervención o Buceador de primera
  3. Buceador de gran profundiad en saturación.

Además, hay infinidad de especialidades como Buzo médico o técnico en ROVs.

Los cursos son impartidos ni más ni menos que por buceadores profesionales con experiencia en el ámbito laboral. Igualmente cualquier graduado con suficiente experiencia puede dedicarse a ser instructor.

No obstante, para el buceo con intenciones científicas solamente no se necesita esta titulación, también se requiere el título académico correspondiente a la rama científica que desarrollará.

¿Es necesario tener un seguro para trabajar buceo profesional?

La respuesta es que depende de las condiciones de nuestra empresa y la regulación del país donde residimos y trabajamos. En el buceo profesional son muy comunes los desplazamientos, tanto a nivel nacional como internacional, y hay muchos factores que debemos tener en cuenta.

Tener un accidente, un ingreso hospitalario o cualquier otro problema fuera de nuestro país de residencia puede suponer un problema si nuestra empresa no tiene un buen seguro.

Por ello es bastante recomendable contratar un seguro de buceo profesional propio, debido al riesgo diario al que estamos sometidos en el buceo profesional, necesitamos de un seguro que nos cubra ante cualquier imprevisto.

En caso de trabajar en nuestro país de residencia esta recomendación pierde importancia debido a que normalmente contaremos con una mutua para profesionales que nos cubrirá sin problema.

Facebook
Twitter