Equipo de snorkel

Una de las grandes ventajas en la práctica del snorkel es que el equipo necesario para su práctica no es caro ni difícil de encontrar.

Estos son los elementos principales que conforman un equipo de snorkel:

Aletas: el buceo en superficie puede practicarse perfectamente sin necesidad de ningún elemento que nos facilite el desplazamiento, pero si contamos con unas aletas, nos moveremos con más soltura y equilibrio. Eliminaremos la necesidad de utilizar los brazos para mover el agua, y nos facilitarán sumergirnos unos metros en apnea.
En función del sistema de calzado de las aletas, es probable que nos tengamos que hacer con unos escarpines que nos hagan estar más cómodos. Este elemento nos ayudará también a acceder a puntos de snorkel que puedan encontrarse entre rocas sin hacernos daño en los pies.

Máscara: elemento fundamental que cumplirá una doble función: por una parte, nos permitirá ver lo que se esconde bajo la superficie marina, y por otra, anclará el tubo y lo guiará hasta la superficie.
Merece la pena hacer una mínima inversión en una buena máscara, con una silicona cómoda que se ajuste a la cara no permitiendo la entrada de agua, y con un cristal adecuado que facilite la visibilidad.

También podemos optar por las cada vez más conocidas máscaras Easybreath que salieron al mercado gracias a Decathlon y su marca Tribord. Hoy en día ya las podemos encontrar en varias marcas y gamas.

Tubo o snorkel: por último, dentro del equipo básico no podemos olvidarnos del tubo; quizá la pieza más barata, pero fundamental en nuestro equipo, ya que será lo que nos permita la respiración.
Como material avanzado aconsejable, opcional, y no indispensable, podríamos añadir a nuestro equipo:

Traje de neopreno: la mayor incomodidad a la que se puede enfrentar un buceador, es el frío; en función de la calidez del agua, y del tiempo que vayamos a emplear en la práctica del snorkel, puede convenir equiparse con un traje de neopreno.
En función de lo friolero que sea el buceador, pueden adquirirse de varios grosores y patronajes.

Bolsa de malla: ideal para transportar y organizar el equipo, sobre todo cuando está mojado, ya que permite su secado.

Navaja o cuchillo: quizá lo menos indispensable, pero una pequeña navaja o cuchillo puede solucionar algún que otro enredo imprevisto en la práctica del buceo en superficie.







En muchas tiendas especializadas podemos encontrar opciones para adquirir kits con el equipamiento básico a precios razonables.

En cuanto al mantenimiento del equipo, sólo se deberá procurar lavarlo con agua dulce al final de cada actividad, y guardarlo en un sitio seco y reservado de las altas temperaturas o los rayos solares directos.